CASAS PASIVAS EN MALLORCA

Beneficios                               

¿Cómo es vivir en una Casa pasiva?

El confort térmico es un factor determinante para todos cuando escogemos nuestro hogar. Y es, precisamente, la idea principal en la que se fundamenta el concepto de confort de una Casa Pasiva.

Vivir en una Casa Pasiva es disfrutar de un confort térmico excepcional
en una casa que es cálida durante el invierno y fresca en verano.

Y, además:

Sin corrientes de aire

Sin zonas frías

Sin cambios bruscos de temperatura entre sus habitaciones

Sin ruidosos y costosos sistemas de calefacción y aire acondicionado

Descubra cómo es el día a día

en una Casa Pasiva

Imagine vivir en una casa que mantiene una temperatura confortable
durante todo el año con un consumo de energía casi nulo.

Una casa capaz de aprovechar la energía residual que desprenden un secador
de pelo, un televisor, una bombilla o cualquier pequeño electrodoméstico para
calentar unos grados toda la casa.

Un hogar que es capaz de aprovechar incluso el propio calor corporal
de 4 de sus habitantes para calentar una habitación de 20 m².

¿Magia? No. Ciencia.

Sorpréndase de la comodidad que le ofrece una Casa Pasiva

 Haga clic sobre los puntos y los habitantes de una Casa Pasiva le contarán algo interesante sobre ella.

 

Descubra cómo es el día a día en una Casa Pasiva

Imagine vivir en una casa que mantiene una temperatura confortable durante todo el año con un consumo de energía casi nulo.

Una casa capaz de aprovechar la energía residual que desprenden un secador de pelo, un televisor, una bombilla o cualquier pequeño electrodoméstico para calentar unos grados toda la casa.

Un hogar que es capaz de aprovechar incluso el propio calor corporal de 4 de sus habitantes para calentar una habitación de 20 m².

¿Magia? No. Ciencia.

Sorpréndase de la comodidad que le ofrece una Casa Pasiva

 Haga clic sobre los puntos y los habitantes de una Casa Pasiva le contarán algo interesante sobre ella.

 

LA CIENCIA AL SERVICIO 
DEL CONFORT

El estándar de la Casa Pasiva representa la aplicación más efectiva de los principios de la física a la vivienda. Las miles de Casas Pasivas ya en uso en todo el mundo y el crecimiento exponencial de este estándar de construcción en la actualidad son una prueba irrefutable de su efectividad.

Aunque hay una prueba mucho más valiosa: la satisfacción de los habitantes de este tipo de casas y la reacción de quienes visitan una Casa Pasiva por primera vez. No cabe duda de que su comodidad no deja indiferente a nadie.

Este fue el caso de nuestros últimos clientes, un matrimonio alemán que, tras haber visitado durante un fin de semana a unos amigos en su recién estrenada Casa Pasiva en Alemania, nos describieron así su experiencia:

Casal Mallorquí

“La casa es extremadamente acogedora y tranquilaSin ruidos de fuera. Hay una sensación de calidad y de bienestar en todas partes. Podemos pasearnos por toda la casa y las habitaciones tienen la misma temperatura. No hace ni frío ni calor, la temperatura es simplemente perfectaEl suelo mantiene una temperatura muy agradable también, algo que no pasa en nuestra casa. Eso nos ha llamado mucho la atención. Nuestros amigos nos aseguraron que no habían necesitado encender ninguna de las estufas que trajeron de su antigua casa en todo lo que llevábamos de invierno. Nos pareció difícil de creer al principio. Pero hemos comprobado que es cierto. Nos han demostrado que la temperatura de la casa puede subirse con solo hacer palomitas o cocinar algo en el hornoQueremos lo mismo, solo que, en Mallorca”.

¿Cómo transformará su vida

una Casa pasiva?

Además de proporcionar un confort superior, las Casas Pasivas han sido diseñadas
para
beneficiar la salud y la economía de sus habitantes porque:

Reducen los catarros

Al evitarse las corrientes de aire y los cambios bruscos de temperatura entre las distintas zonas de la casa, la temperatura está mucho más controlada que en un hogar estándar y se mantiene una temperatura más homogénea incluso entre las distintas partes de cada habitación (paredes exteriores, interior y suelo). Por ello, también se reducen los molestos catarros y resfriados de toda la familia.

Mejoran el descanso

Sus gruesas paredes también contribuyen a un mayor aislamiento acústico. Las Casas Pasivas son casas silenciosas que evitan los ruidos exteriores causantes del estrés, el insomnio y la irritabilidad que pueden llegar a producir pérdidas de concentración, de productividad o afectar al estado de ánimo de los habitantes de las casas tradicionales. Por eso, descansará mejor en una Casa Pasiva y se sentirá más optimista y productivo.

Purifican el aire

El sistema de ventilación reemplaza los sistemas tradicionales de calefacción y refrigeración y garantiza la renovación constante del aire. Esto se consigue mediante la expulsión del CO2 generado por los habitantes de la casa y de la reducción del polvo, ácaros, polen y otras partículas prejudiciales mediante filtros. El resultado es un aire puro y limpio circulando por toda la casa que maximizará el confort para todos y, en especial, para aquellos miembros de la familia con alergias o problemas respiratorios.

Ahorran tiempo

Existe la posibilidad de reducir considerablemente los plazos de construcción de su Casa Pasiva si, en vez de construirla de forma tradicional, usted opta por una estructura y una capa térmica envolvente de madera que llegan a la obra ya finalizadas. Esta última opción es la preferida por nuestros clientes, ya que reduce el plazo de ejecución de la obra de 12-14 meses (que es el tiempo medio para la construcción de una casa construida con métodos convencionales) a un plazo muy inferior que oscila entre 6 y 8 meses.

Ahorran dinero

A largo plazo, una Casa Pasiva le ahorra dinero, pues consigue reducir en un 90 % las necesidades de calefacción y refrigeración. Por ejemplo, para una casa estándar de 200 m² el consumo normal sería de, aproximadamente, 3000 €/año. Sin embargo, ese consumo disminuiría hasta 300 €/año en una Casa Pasiva, lo que supone un ahorro de 2700 €/año en la factura de la luz.

Previenen las humedades

Las casas convencionales suelen tener humedades o presencia de hongos debido a una ventilación insuficiente o a la presencia de puentes térmicos. La estanqueidad de la estructura de las Casas Pasivas pone fin a los problemas de condensación y mantiene alejadas las temidas humedades. Además, mantiene la humedad de la casa en un nivel óptimo para proteger la salud de sus habitantes.

CONTACTE CON

NOSOTROS

Nuevo campo

2 + 7 =